Barcelona se ha convertido en la ciudad más atractiva para el coworking. Según la consultora Cushman & Wakefield, la capital catalana es la metrópoli más activa en el mercado del espacio flexible, incluso por delante de Madrid.

El atractivo de Barcelona

En 2017 ya se contrataron más de 30.000 metros cuadrados en espacio de coworking en Barcelona. Y las previsiones apuntan a que esas cifras seguirán creciendo. Las zonas en las que los emprendedores buscan este tipo de espacios no se limitan al centro de la ciudad; también el distrito tecnológico [email protected] está muy demandado.

Actualmente, la Ciudad Condal se sitúa en el puesto número 12 del ranking de demanda de coworking de la consultora Savills Aguirre Newman. Según estas cifras, en la Ciudad Condal en 2018 casi el 10 % de las oficinas contratadas se destinaron a estos espacios flexibles. Y Savills espera que, en estas ciudades dinámicas y que buscan atraer innovación y talento, la demanda de oficinas flexibles seguirá creciendo hasta un 15 %.

El auge del coliving

Compartir espacio de trabajo es cada vez más común, tal y como muestran los datos. Pero ha surgido con fuerza un nuevo concepto, el coliving, que ha llamado la atención de los inversores.

Los lugares de trabajo compartidos han evolucionado hasta desembocar en espacios colaborativos en los que se trabaja y se vive. El resultado es el fenómeno del coliving, en el que no solo se comparte el lugar de trabajo, sino también el personal.

Son espacios enfocados a jóvenes creativos que buscan formar parte de una comunidad. En definitiva, emprendedores que no solo quieren trabajar con otros, sino también enriquecerse con la experiencia de vivir con ellos.

El coliving comienza a implantarse, aunque lentamente, en España. Algunas ciudades ya cuentan con este tipo de inmuebles, entre ellas Barcelona. Su objetivo es ofrecer a los emprendedores una experiencia vital, ya no solo laboral. ¿Querrías tener en tu casa un gimnasio, una sala de cine o un salón de juegos? Los residentes de estos inmuebles tienen múltiples servicios a su disposición que van más allá del trabajo, pero también de la simple idea de «compartir piso».

Un producto inmobiliario innovador

La capital catalana es uno de los grandes focos de talento e innovación en Europa. Sin embargo, como en muchas otras ciudades, los precios de la vivienda no dejan de subir. Según los últimos datos de la Generalitat, los alquileres han crecido casi un 40 % en cinco años.

La capital catalana es uno de los grandes focos de talento e innovación en Europa. Sin embargo, como en muchas otras ciudades, los precios de la vivienda no dejan de subir. Según los últimos datos de la Generalitat, los alquileres han crecido casi un 40 % en cinco años.

Por este motivo, el coliving nace como un producto inmobiliario innovador que ofrece una rentabilidad alta a los inversores. Pero también ofrece una nueva forma de vida para quienes buscan una comunidad creativa y emprendedora. La evolución del coworking ha llegado a Barcelona, ¿te unes?